Esta semana tuve la oportunidad de volver a mi querida Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid para impartir una clase sobre cirugía de la obesidad en adolescentes a los alumnos del Máster de Nutrición Humana y Dietética de esta universidad. Fueron casi dos horas de compartir conocimientos y de resolver dudas sobre un tema controvertido.

En 2012, cirujanos del Massachussets General Hospital publicaron un editorial revelador: «Cirugía bariátrica en niños y adolescentes, ¿cómo podemos luchar contra el prejuicio?».  Según estos autores, en el año 2011 un cuestionaro realizado a pediatras de EEUU puso de manifiesto que más del 50% de estos médicos especialistas nunca derivarían a un niño o adolescente a un cirujano para que realizara una operación de obesidad.

¿Qué problemas causa la obesidad en los niños y en adolescentes? Los siguientes:

  • Aumento de factores de riesgo para sufrir enfermedades cardiovasculares (entre otros, infarto de corazón y derrame cerebral).
  • Problemas óseos y articulares.
  • Síndrome de apnea del sueño.
  • Diabetes, de comportamiento más agresivo que en los adultos.
  • Problemas sociales y psicológicos.

Sin duda alguna, es precisamente en la infancia donde la prevención de la obesidad juega su papel más importante. Inculcar a los niños desde las familias y los colegios la importancia de realizar una dieta sana y llevar una vida activa, con ejercicio frecuente, es una labor fundamental de nuestra sociedad. Pero esta actuación debe ser temprana ya que los estudios afirman que la mayoría de niños mayores de 10 años con obesidad mórbida seguirán siendo obesos durante la edad adulta.

En la actualidad se han equiparado las indicaciones de la cirugía bariátrica para niños y adolescentes con las que existen para adultos con obesidad. Es decir, que la cirugía está indicada para:

  • Personas con índice de masa corporal (IMC) superior a 40.
  • Personas con IMC superior a 35 y enfermedades asociadas (diabetes, hipertensión arterial, ec.).

¿Cuál es la técnica quirúrgica mejor?

Cada caso debe ser evaluado de forma específica por un equipo interdisciplinar en el que intervienen pediatras, endocrinólogos, nutricionistas, psicólogos, anestesistas y cirujanos. Cuando fracasen las actuaciones específicas para combatir la obesidad, es el momento de poder plantear procedimientos más agresivos pero con excelentes resultados como la cirugía. Entre todas las operaciones de obesidad para niños y adolescentes, actualmente se está abandonando la banda gástrica ajustable debido a sus malos resultados a largo plazo, y parece que la manga gástrica (también conocida como gastrectomía vertical) es la técnica más utilizada, dado su simplicidad y buenos resultados. El bypass gástrico es la segunda operación más realizada en niños y adolescentes con obesidad.

Los resultados en centros de cirugía especializados están siendo muy esperanzadores y la mejoría en la esfera psicosocial de los niños/adolescentes, tras la pérdida de peso, es excepcional.

Bibliografía:

Cirugía bariátrica en niños y adolescentes, ¿cómo podemos luchar contra el prejuicio(Dana A. Telem, Janey S. Pratt Cir Esp 2012;90:617-8)