En España, la frecuencia de litiasis vesicular se aproxima al 20% en la población mayor de 40 años y puede llegar al 30 % en personas mayores de 70 años, siendo más común en el sexo femenino.
El manejo inicial de la colelitiasis sin síntomas es conservador, optando por un seguimiento médico y una dieta pobre en grasas. La tasa anual de complicaciones es inferior al 1%.

Las excepciones que proponen los expertos al enfoque conservador de la colelitiasis asintomática son:
• Pacientes inmunodeprimidos.
• Población que habite zonas remotas con difícil acceso al tratamiento médico.
• Pacientes que habiten en zonas de riesgo de cáncer vesicular (Chile, Bolivia,..).
• Pacientes con vesículas calcificadas en “porcelana”.
• Pacientes con pérdida de peso rápida.
• Pacientes con diabetes insulino-dependiente.
Y otros criterios a favor de la extirpación de la vesícula biliar son: pacientes jóvenes, multiples cálculos pequeños por el riesgo de pancreatitis o cálculos muy grandes por el riesgo de fistulización con el duodeno o con el colon.

¿Qué debemos hacer con un paciente obeso candidato a una manga gástrica si ha sido diagnosticado mediante ecografía de colelitiasis y no padece ningún síntoma?

Si tenemos en cuenta que después de la gastrectomía vertical o manga gástrica los pacientes pierden mucho peso, ya tenemos un criterio claro para realizar la colecistectomía al mismo tiempo de la operación bariátrica.

Los detractores de hacer simultáneamente ambos procesos argumentan que:
• La colecistectomía en obesos puede ser una técnica más compleja que alarga la intervención y no está exenta de complicaciones.
• Cuando el paciente adelgace, la colecistectomía será más sencilla.

Sin embargo las críticas a este proceder son:
• Obligación de realizar una segunda intervención si aparecen síntomas.
• Pueden aparecer complicaciones como cólicos biliares, colecistitis, pancreatitis aguda y colangitis aguda.
• En manos expertas, la colecistectomía tiene pocos riesgos y se realiza en menos de 30 minutos.
Aunque generalmente los primeros síntomas en aparecer son los cólicos biliares (dolor en cuadrante superior derecho después de comida/cena), a veces se puede comenzar a tener clínica con una complicación grave como una pancreatitis aguda, una colecistitis o una colangitis aguda.

En un estudio reciente realizado sobre pacientes con cálculos biliares sin síntomas, que fueron operados por obesidad realizando una manga gástrica, se pudo observar que el 20% desarrollaron cólicos biliares durante un seguimiento entre 6 meses y 4,6 años. Aunque los autores opinan que no es preciso realizar la colecistectomía simultánea en base a estos resultados, ¿cuántos pacientes tendrán síntomas a los 10-20 años de su cirugía bariátrica?, ¿qué porcentaje debutará con otras complicaciones más graves que un simple cólico biliar?
Por todo ello, nosotros preferimos realizar la colecistectomía laparoscópica, simultáneamente con la manga gástrica y hemos obtenido excelentes resultados sin incrementar la estancia media posoperatoria.

manga gastrica y colecsitectomia

manga gástrica y colecistectomía laparoscópica

Referencia:
1. Obes Surg 2018 Feb;28(2):469-473