obesidad e infertilidad

La obesidad y el sobrepeso tienen un impacto negativo en la fertilidad y puede generar angustia y decepción cuando se anhela conseguir un embarazo que no termina de llegar

La obesidad e infertilidad: ¿Guardan alguna relación?

Las parejas que tienen problemas para concebir de forma natural suelen consultar con especialistas en infertilidad, que realizan estudios hormonales y funcionales tanto en el hombre como en la mujer.

En las mujeres, la obesidad se asocia a los siguientes trastornos asociados a la infertilidad:

  • Síndrome de ovario poliquístico: Es un síndrome que afecta al 5-10% de las mujeres en edad reproductiva. Se caracteriza porque se generan múltiples quistes en los ovarios. Algunos síntomas asociados al ovario poliquístico son: exceso de vello corporal, exceso de andrógenos, anovulación crónica, caída del pelo, acné, alteraciones de la menstruación y resistencia a la insulina.
  • Anovulación: Ausencia de ovulación. Se asocia generalmente a trastornos hormonales.
  • Subfertilidad e infertilidad: Se diagnostica cuando una pareja después de mantener relaciones sexuales de forma regular durante un año sin utilizar métodos anticonceptivos no consigue lograr el embarazo.
  • Hipertensión arterial: Incremento de la presión arterial por encima de los valores normales. En la literatura científica se apunta a la posible relación entre la tensión alta y una mayor dificultad para la implantación de un embrión en el útero.

También los varones con sobrepeso suelen tener mayores dificultades que el resto de la población para tener descendencia. La disfunción eréctil y la disminución del deseo sexual son más frecuentes en los hombres con obesidad que en los hombres sin sobrepeso. Además, los estudios sobre el semen de varones con obesidad demuestran que es inferior, en calidad y volumen, al de la media de la población. Los espermatozoides de las personas con sobrepeso presentan más irregularidades en su forma y tienen más alteraciones en el ADN, el ácido nucleico que contiene toda la información genética de cada individuo.

¿Perder peso ayuda a ser más fértil?

Sin duda alguna la respuesta es afirmativa. Se ha constatado una clara mejoría en las alteraciones del ADN y en la forma de los espermatozoides de varones con sobrepeso tras la pérdida de peso.1

En 2017 se publicó un trabajo científico2 resultado del seguimiento de 27 mujeres en edad fértil que se habían sometido a una cirugía de la obesidad y que, a los dos años de la intervención, habían perdido más del 70% del exceso de peso. El estudio confirmó una mejoría significativa en la infertilidad ligada al sobrepeso de estas mujeres.

La pérdida de peso mantenida tiene claros efectos beneficiosos sobre la fertilidad de las personas obesas. Cuando fracasan las dietas y el cambio en el estilo de vida, la cirugía tiene que ser considerada para mejorar los problemas de fertilidad en las personas con obesidad. A menudo, no solo las dietas no son efectivas para la pérdida de peso, también suelen fracasar los tratamientos de fertilidad si estos no van acompañados de una reducción significativa del exceso de peso.

Bibliografía

1 Mir J., Franken D., Andrabi SW., Ashraf M., Rao K. (2018): Impact of weight loss on sperm DNA integrity in obese men. Andrología, febrero.

2 Consalvo V., Canero A., Salsano V. (2017): Bariatric surgery and infertility: a prospective study. SurgTechnolIntdic.